jueves, 28 de enero de 2010

Como Demostrar la Derrota de Satanás - Parte 1

Como Demostrar la Derrota de Satanás


Por: John Osteen


Nosotros sabemos que Satanás es un enemigo derrotado. No sólo necesitamos decirle esto al mundo, mas necesitamos demostrarlo por el poder del Espíritu Santo, y usar la Palabra de Dios y el nombre del Señor Jesucristo.


La Biblia dice en I Juan 3:8: Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.


También en Hebreos 2:14 la Biblia dice: Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre— que es, en la naturaleza física del ser humano—él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo.


El Espíritu de Dios está en nosotros para damos el poder de llevar esta demostración al mundo. Jesús dijo: En mi nombre echarán fuera demonios (Marcos 16:17).


¡Nosotros debemos libertar a los cautivos! Debemos demostrar la derrota de Satanás en nuestras vidas y en las vidas de otros.


Esta demostración debe ser en cada área de la vida— física, espiritual, financiera, matrimonial, mental y en cada fase de nuestras actividades.


Quiero que noten lo que la versión de la Biblia Amplificada en Inglés dice respecto al propósito de que el creyente sea lleno del Espíritu Santo. Juan 16:8 dice: Y cuando él venga (el Espíritu Santo), él convencerá al mundo y traerá una demostración al mundo sobre el pecado, sobre la justicia, y sobre el juicio.


Los versículos 9-11 nos dicen que el Espíritu Santo traerá esta demostración: De pecado, por cuanto no creen en Mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto EL PRINCIPE DE ESTE MUNDO (SATANÁS) HA SIDO YA JUZGADO, HA SIDO YA SENTENCIADO.


Note cuidadosamente que el Señor Jesús está diciendo que el Espíritu Santo estará en el creyente para traer una demostración de juicio, porque el príncipe de este mundo (Satanás) ha sido ya juzgado y condenado y ya ha sido sentenciado.


¡Nosotros debemos demostrar la derrota de Satanás!


Recuerde que el Espíritu Santo está en nosotros para traer una demostración. El está ansioso y celoso para que Jesús sea glorificado. Está celoso para realizar esta demostración. El se levantará con prontitud para ayudar a cada creyente a demostrar al mundo que Jesús ha derrotado completamente a Satanás y a cada fuerza demoníaca.


Es lamentable ver a los hijos e hijas de Dios encogiéndose por temor a los poderes demoníacos y siendo vencidos por ellos diariamente. ¡Estoy seguro que los ángeles en el cielo desean gemir al ver el cuerpo de Cristo atormentado de tal manera, cuando el Señor Jesucristo murió para hacerles más que vencedores!


Les daré una ilustración sobre ésto. Yo tenía un perro llamado Scooter. Era un pastor alemán, grande y hermoso. Cuando salía a andar en bicicleta, muchas veces venía conmigo. ¡Iba trotando orgullosamente a mi lado como un caballo de pura sangre! Mantenía su cabeza en alto. Era ágil y rápido. Yo lo observé muchas veces y pensé que hermoso es y cuan orgulloso estaba yo de él. Parecía no temer a nada y dispuesto a pelear con lo que se le pusiera en el camino.


Un día mientras yo iba en mi bicicleta por el vecindario con mi hermoso perro trotando a mi lado, lo más inesperado sucedió. Un perro muy pequeño salió corriendo hacia Scooter. Pensé ten cuidado perrito, Scooter te puede hacer pedazos en solo un momento. Es tan grande y fuerte.


Pero esto es exactamente lo que sucedió: aquel perro pequeñito le ladró sin cesar a Scooter y lo atacó valientemente. Yo esperaba que Scooter lo agarrara del cuello y lo sacudiría vigorosamente para que aprendiera a no molestarlo. ¡Yo sabía que él podía hacerlo, pero al contrario, mi perro grande y valiente se dio por vencido antes de que empezara la pelea! Inclinó su cabeza como un cobarde y dando vueltas en el suelo se rindió. ¡El perro pequeño dio vueltas alrededor de él ladrando como dándole órdenes de no volver por allí!


¡Yo estaba tan sorprendido!


Me sentía devastado al pensar que un perro tan pequeño había vencido a mi valiente perro. Pensé eres un perro inútil. No eres tan grande por dentro como lo eres por fuera. ¡Regresé a mi casa totalmente avergonzado de mi perro!


¡Ahora, esto no es tan lamentable ante los ojos de Dios como es ver a las nuevas criaturas de la gran raza del Señor Jesucristo, que son la justicia de Dios, revestidos del Espíritu de Dios, poderosos hijos e hijas de Dios, que reinarán con Cristo por la eternidad, que se dan vuelta y corren huyendo de los pequeños poderes demoníacos que les atacan cada día!


La Biblia dice que hay una doctrina de demonios que se levantará en los últimos días (I Timoteo 4:1). El diablo debe reírse de los miles de cristianos—los poderosos hijos e hijas de Dios—que son intimidados por fuerzas demoníacas. Ellos tienen el poder de echar fuera demonios y sin embargo se dan por vencidos, como mi perro grande, delante de las fuerzas demoníacas ya derrotadas.


¡Dios nos ha dicho en Su Palabra que se nos ha dado el Espíritu Santo para traer al mundo una demostración de que Satanás es un enemigo derrotado! El Espíritu Santo convencerá al mundo y traerá una demostración...que el príncipe de este mundo [Satanás] ha sido juzgado y condenado y ya ha sido sentenciado (Juan 16:8,11).


Yo sé por experiencia lo que es contender con el diablo en la arena de la vida. El usará todos los medios posibles para derrotarte y a menos que usted aprenda cómo vencerlo, podría pasar toda su vida dominado por el temor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada